[RSS] Twitter Youtube Page Facebook de la TC

Actualités et analyses [RSS]

Lire plus...

Newsletter

Twitter

Facebook

#balancetonflic (delata a tu poli)

Par Vicky ( 3 novembre 2017)
Tweeter Facebook

Traducido por Leksell

El cuerpo de las mujeres siempre ha sido, en las sociedades patriarcales, un botín de guerra. Pero incluso en tiempo de paz, sigue siendo una cuestión de poder.

Como colombiana de 67 años, sé que en todas las guerras las mujeres son las primeras víctimas. En Colombia, en 50 años de conflicto, 7 millones de personas han sido desplazadas. La mitad era mujeres. Entre ellas, 2 de cada 10 (alrededor de 1400000) han sido víctimas de violencias sexuales según la ONU. Asimismo, la violencia étnica contra las/os Indígenas y las/os Negras/os afecta principalmente a las mujeres (65.5% de las víctimas de homicidios en esas comunidades son mujeres).

En Francia, país desarrollado que no vive ninguna guerra en su territorio, las mujeres son igualmente sometidas a condiciones de opresión en la producción y la reproducción social, tanto en casa como en el espacio púbico. El poder siempre ha puesto sus manos en el cuerpo de las mujeres: en la calle (p. ej. Los policías que obligan a las mujeres a quitarse el velo) y en el trabajo (p. ej. el asunto Wenstein), el acoso es una realidad que cuesta nombrarla. Las agresiones permanentes y cotidianas son invisibilizadas y nuestro silencio refuerza a los dominadores.

Una de las claves esenciales del poder, es el control del miedo. Es este miedo generalizado el que nos impide denunciar a nuestros agresores. Es contra este miedo que millones de mujeres se levantan actualmente. Es contra dicho miedo que yo denuncio la violencia ejercida por la gendarmería francesa durante la evacuación brutal del tribunal correccional en el juicio por haber quemado un coche de policía en Quai de Valmy el 11 de octubre de 2016 en París.

Hemos sido (al menos) dos mujeres violentadas en nuestra intimidad por tocamientos de pechos por parte de los gendarmes. Esos gendarmes estaban cubiertos por la amabilidad de un superior jerárquico cuya única respuesta fue un despectivo “Denuncie”. ¿Contra quién? Sabía perfectamente que sus hombres no llevaban las placas de identificación.

Vivimos más que una agresión física, un mensaje de intimidación para hacernos obedecer y aceptar nuestra condición de mujeres: no protestar contra la injusticia. Las instituciones del capital, empezando por las fuerzas represivas, tienen la legalidad de controlar nuestros pensamientos, nuestros actos y nuestros cuerpos.

Era inconcebible para mí pensar que por el único hecho de apoyar a los inculpados de Quai de Valmy pudiera someterme a una agresión sexual. A mi edad, podía esperar que no sufriera esa forma de violencia misógina.

En tiempos de paz y en un Estado supuestamente de derecho, la represión utiliza todos los medios, incluso los más sórdidos. Un hombre, protegido por su uniforme y su jerarquía, se permite tocamientos a una mujer.

Télécharger au format pdf

Ces articles pourraient vous intéresser :

Traduction

Islandia: tras las elecciones, los antiliberales quieren gobernar con la derecha

Justo un año después de las elecciones de octubre de 2016, unas elecciones anticipadas han tenido lugar el domingo 29 de octubre en Islandia. Son la consecuencia de la crisis política abierta por unas revelaciones sobre el comportamiento del primer ministro Benediktsson. Este último es acusado de haber intentado tapar un escándalo en el que su padre está implicado, que intervino para borrar los antecedentes penales de un amigo condenado por un delito de pedofilia. Tras esas revelaciones, la frágil mayoría formada en torno al partido de la independencia (derecha conservadora) explotó: el pequeño partido centrista liberal “Futuro brillante” dejó la coalición en el poder, lo que desencadenó una nuevas elecciones. Lire la suite...

Télécharger en pdf Tweeter Facebook

Loi Travail XXL

¡Ya basta de jornadas de acción sin expectativas! Huelga general, bloqueo de la economía: ¿pero qué hacen las direcciones sindicales?

A pesar de que el cabreo social existe y que el rechazo a Macron es cada vez más fuerte, las manifestaciones del 21 de septiembre han sido más débiles que las del 12 de septiembre: 132000 manifestantes según la policía frente a 223000 nueve días antes (el sindicato CGT había anunciado 400000 manifestantes el 12 de septiembre y no ha anunciado cifras, a nivel nacional, para el 21). Lire la suite...

Télécharger en pdf Tweeter Facebook